POTENCIAL DEL CAMPO COLOMBIANO

Asociación
Colombiana de
Criadores de Ganado
Normando

 
 

POTENCIAL DEL CAMPO COLOMBIANO

Por: MIGUEL EDUARDO VILLARREAL TORRES
Doctor en Medicina Veterinaria Universidad Nacional
Especialista en Nutrición Animal
Especialista en Salud Animal
 
 

Saludos desde Valle de Cocora, Salento, Quindio. Familia Marulanda.jpeg

Para la presente época al ganadero se le reclama una producción de leche sustentable, concepto que incluye, entre otros, los siguientes aspectos:

-          Producción técnicamente viable,

-          Que económicamente sea rentable, es decir que genere réditos[1];

-          Socialmente  justa, lo que significa que la practique cualquier empresario, por lo tanto, implica que debe ser incluyente;

-          Que no agreda el ambiente, principio de excepcional importancia en la actualidad.

Es preciso atender todos esos criterios al mismo tiempo.

Para comparar las actividades agropecuarias, la productividad de la tierra, o sea la cantidad de producto cosechado: toneladas, kilogramos, arrobas, litros dividido por el total de tierra utilizada para producirlos en un espacio determinado de tiempo (año) es el índice de uso universal.

En la actividad lechera, en los países de clima templado, existen diversas opiniones con relación a ese índice: “para producir 1.000 kilos de leche/ha/año, hay infinidad de sistemas; para obtener 2.000 kilogramos de leche/ha/año, los empresarios tienen la posibilidad de emplear decenas de sistemas; para cosechar 5.000 kg de leche/ha/año son pocas las opciones y para producir 10.000 kilos de leche/ha/año existe solamente un sistema”.

En Colombia, como en cualquier otro lugar del mundo, no es diferente la situación. A medida que la productividad aumenta, disminuyen los posibles sistemas de producción. La diferencia entre los productores colombianos y los de los países de la zona templada está en el potencial de las ganaderías del país. Ganaderías con producciones superiores a 20 mil kilos de leche/ha/año (considerando todo el hato y la totalidad de las áreas utilizadas por la ganadería para leche y sin incluir la venta de animales como equivalentes de leche) ya existen en el medio colombiano; sin embargo, ellas no representan el máximo potencial de la actividad. Esas cifras son inimaginables en la zona templada, no obstante el techo de la posible productividad que se puede lograr en países de la zona ecuatorial es aún desconocido.

Pero, ¿por qué el potencial de producción en Colombia es mayor que el de países desarrollados con ganaderías para leche? Y ¿por qué Colombia hasta hoy no ha explotado ese potencial?  Estos son interrogantes comunes en reuniones de ganaderos dedicados a la producción de leche. Una de las explicaciones puede estar en la diversidad biológica que existe en el clima ecuatorial que se convierte en una incontrovertible ventaja con relación a las características de los países desarrollados en la actividad. Un importante investigador Israelita que hace algún tiempo estuvo de visita en el país concluyó que el día en que un número importante de productores colombianos se dediquen a administrar vacas de razas definidas y pastos en forma intensiva, convertirán a Colombia en uno de los mayores exportadores de leche en el mundo. El país tiene que transitar un largo camino para alcanzar ese objetivo especialmente en lo que se relaciona con la calidad de la leche.

Es imperativo mencionar que el sistema de producción de leche del “mundo templado” que permite obtener 10.000 kilogramos de leche/ha/año, trae inevitablemente un aumento en los costos de producción (confinamiento de los animales), en tanto que en Colombia, los sistemas de producción con mayor productividad siguen el camino opuesto.MARIA TERESA GAVIRIA.jpeg

De una manera simple, la renta por hectárea es el resultado de la multiplicación de la media individual de producción de leche de las vacas de un hato por la cantidad de vacas en lactancia por hectárea. Debe ser considerada toda el área utilizada para la producción de alimentos en las áreas ocupadas por la totalidad del ganado, inclusive las empleadas en construcciones, vías, cría de animales y vacas secas. Si se multiplica el resultado del producto obtenido por el precio del litro de leche y posteriormente se resta los gastos efectuados para obtener esa producción, se llega a la renta líquida por unidad de área.

Para aumentar la productividad en cualquier situación es preciso aumentar la capacidad de soporte y/o incrementar la media de producción de leche de los hatos. Los resultados para aumentar la capacidad de soporte  de las praderas cultivadas en países de la zona templada no se relacionan con la fertilidad del suelo o con el riego; son la respuesta a la limitada capacidad que tienen para producir abundante biomasa, es decir el problema de la baja producción de las forrajeras de la zona templada es fisiológico o sea, el potencial de producción por unidad de área es bajo en comparación con el de las gramíneas que se cultivan en las regiones del ecuador.

A medida que los ganaderos pasan a explotar el potencial individual de los animales, los pastos dejan de suplir las exigencias nutricionales de las vacas de alta producción. En el primer momento, el uso de suplementos alimenticios se incrementa en una etapa posterior el ganado en lactancia pasa a la semi-estabulación, para finalmente llegar al confinamiento total y la producción de leche se amplía, pero el costo también se eleva. El problema en esta situación es la menor competitividad de la leche con relación a otras actividades agropecuarias y como el desembolso de recursos es elevado, tanto para alterar el sistema como para el aumento de la producción vía expansión horizontal, la desaparición de los pequeños productores de leche se amplía y se observa una drástica reducción en el número de productores (exclusión social). El sistema al que se refieren los productores de clima templado para producir 10.000 kilogramos de leche/ha/año es el confinamiento, que es la consecuencia de la intensión de explotar el potencial individual de los animales. Este sistema requiere una inversión considerable en máquinas y en equipamiento para la conservación de forrajes en forma de silo o de heno, en animales de mayor capacidad productiva y competitividad de la actividad lechera para minimizar los efectos de los costos.

HUGO DIAZ2.jpegPor otra parte, en el sistema de pastoreo, la productividad es menor que en el sistema en confinamiento pero los costos también son más bajos. A medida que se eleva la productividad de la tierra, los hatos pasan a utilizar intensamente los pastos, determinando reducción en los costos de producción; sin embargo, es oportuno acotar que la calidad de las forrajeras de la zona templada es mayor que la de las gramíneas de la región ecuatorial cuyo clima también tiene dificultades. Su punto positivo es el calor y su punto negativo también es el calor. Para los pastos, el calor es su aliado, pero cuando se analiza su efecto sobre los animales el calor es su enemigo. Profesionales y empresarios del campo deben superar esa aparente contradicción explotando los efectos positivos o sea estimulando la producción vegetal  con el uso de prácticas de abonamiento, irrigación y  rotación de praderas , al mismo tiempo se debe procurar minimizar los efectos negativos sobre las vacas; por ejemplo con la modificación de las horas de ordeño, el uso de suplementos adecuados, la implantación de sombra natural, el diseño de áreas para descanso, la distribución de los puntos para ubicación de los bebederos con agua limpia y fresca.

Muchos sistemas de producción de leche en el mundo ecuatorial utilizan el sistema intensivo de pastoreo en rotación y para lograr cargas importantes practican: El riego de las praderas, El uso de la caña de azúcar, La aplicación de correctivos y fertilizantes; esas prácticas se consideran incluyentes porque permiten que un gran número de ganaderos las apliquen en pequeñas propiedades.

Con la producción de leche con base en pastos, se reducen muchos de los factores que determinan la presión sobre el recurso tierra. Además de eso, los pastos bien manejados, impiden los efectos de la erosión eólica[2] y de la determinada por escorrentía[3].

Sin duda  el pasto se convierte en el principal recurso para la alimentación de las vacas y en la más económica fuente de nutrientes para los herbívoros por lo tanto su cultivo justifica la implementación de prácticas de manejo con base en la morfofisiología de las forrajeras, pues sólo así, es factible  reducir gran cantidad de los factores que atentan contra la buena calidad del pasto y que eventualmente elevan los costos de producción o que afectan su calidad.

El pasto de calidad convertido en leche o en carne para consumo del ser humano en el futuro seguirá ganando espacio entre los ganaderos y en las sociedades desarrolladas porque la demanda de alimentos crece y es indispensable satisfacer esas exigencias en condiciones económicas favorables. Producir más alimentos a costo competitivo en menos tiempo y  de la más alta calidad,  principalmente pensando al máximo en nuestro planeta son desafíos latentes en el mundo   globalizado que pueden parecer imposibles de cumplir, pero siempre surgen ganaderos nacidos para afrontar los retos, enfrentados a lo imposible, que brillan en el mundo al transitar por largos caminos animados por la obligación de generar soluciones innovadoras para beneficio de la sociedad. La pasión de los empresarios del campo por sus diarias faenas merece el perenne reconocimiento de la humanidad, el respeto y la protección del estado.

Bibliografía disponible con el autor



[1]Según la real academia de la lengua española, rédito es renta, utilidad o beneficio renovable que rinde un capital

[2]Se le llama Erosión eólica al desgaste que puedes sufrir las rocas o bien a la remoción del suelo por parte del viento.

[3]Según la real academia de la legua española, es agua de lluvia que circula libremente sobre la superficie de un terreno

Artículo exclusivo de Asonormando- para su reproducción total o parcial se debe solicitar autorización y respetarse los derechos de autor.

 

Nuestros Distribuidores

Para conocer nuestra lista de distribuidores
Click Aquí

Formulario de Actualización de Datos Pólitica Proteccion de Datos

Calle 120 No. 45A - 06 || Tels: (071) 805 25 22 - 612 94 88 / 89 / 93
Copyright © 2018 Asonormando Todos los Derechos Reservados Agencia de diseño WEB : Dyservet.com Dyservet.com